martes, 6 de marzo de 2018

Descubre el secreto de la verdadera felicidad

El secreto de la verdadera felicidad

Es mucho lo que se ha hablado sobre lo que significa la felicidad y cómo se consigue y aunque muchos lo relacionan con el dinero, esta no se consigue por la cantidad de ceros que posee nuestra cuenta bancaria. Aunque los motivos que nos hagan feliz pueden ser diferentes, definitivamente está estrechamente relacionada con la satisfacción que se puede sentir al ser una buena persona y tener valores morales.

¿Por qué afirmamos esto?, La respuesta es sencilla, si realizamos una comparación entre dos personas que son felices y examinamos los motivos que la llevan a serlo podremos comprender mejor por qué se relaciona la moralidad y el ser una buena persona con el hecho de ser o no ser feliz:

  • María se siente plenamente feliz cuando logra ir al hospital y ayudar a algún enfermo.
  • Claudia se siente plenamente feliz cuando logra ir al hospital y consigue administrar un fármaco letal para acabar con la vida de otro ser humano.
  • Probablemente si salimos a realizar una encuesta las personas dirían que María es realmente feliz, mientras que Claudia sería catalogada por una persona mala y enferma que no conoce la verdadera felicidad, aquí vemos claramente cómo el factor moral, nos permite catalogar a una persona verdaderamente feliz.

    Por otra parte se relaciona la felicidad, con el hecho de sentirse realizado y satisfecho con lo que se ha conseguido en la vida y definitivamente ¿cómo se consigue?, ¿cómo se ven las personas que lo consiguen?, ¿Es un medio, un fin o una consecuencia?, son las preguntas que todos, los que se preocupan por hallarla se hacen y lo que es incuestionable y debemos tener en cuenta para ser realmente felices es que se puede aprender y se puede buscar.

    En primer lugar debemos aprender que la verdadera felicidad es un bello proceso de evolución y no una meta, no hay que concentrarse en lo que nos falta, sino en lo que tenemos, no se trata de trabajar para nosotros mismos, sino también en los demás, así que, ser feliz es una cuestión de actitud, se trata de educar a la mente y el corazón, pues estos son los únicos instrumentos que necesitamos para conseguir la verdadera felicidad, así que esfuérzate por:

    • Ser optimista y fuerte, las circunstancias tristes y los problemas nos suceden a todos y el éxito para sobrepasarlas está en el optimismo y la fortaleza con que les hagas frente.
    • Mantén tu mente y cuerpo ocupado y activo, no le des cabida al ocio en tu vida.
    • Examínate y date razones para agradecer, ser feliz y sobretodo sonreír, está científicamente comprobado que la sonrisa puede ayudarte a aumentar tu estado de felicidad.
    • Hazle caso a tus instintos, las personas que piensan demasiado sus decisiones cotidianas sufren de mayor ansiedad que las personas que utilizan sus instintos naturales para hacer labores sencillas y tomar decisiones poco complejas.
    • Acostúmbrate a practicar la generosidad y la compasión.
    • El perdón también forma parte de este bello proceso, esto permite dejar el pasado atrás y olvidar lo que en algún momento nos causo daño.
    • El ejercicio, no es una cuestión de actitud física, es impresionante la relación tan estrecha que existe entre la felicidad y el ejercicio físico, así que independientemente de lo que hagas y en dónde estés no dejes de ejercitarte.
    • Dedícale tiempo a las cosas que te gusten, no dejes de hacer aquello que te satisface y te agrada.
    • No dejes de incluir en tu rutina mensajes inspiradores, que te motiven a ver la vida de una manera optimista.

    Recuerda que la felicidad está dentro de ti, así que sólo depende de ti vivirla.