viernes, 10 de agosto de 2018

Cómo lucir las uñas sanas y espectaculares todo el año

Recomendaciones para una uñas sanas y fuertes

El aspecto de las uñas es el claro reflejo de las condiciones generales de nuestra salud y parte integral de nuestra buena presencia. Para tener unas uñas sanas y fuertes es necesario tener una buena alimentación, hábitos de higiene e hidratación en ellas, ya que de esta manera se mantendrán sanas y evitaremos que sufran cambios de color y se vuelvan amarillas, quebradizas y débiles.

La apariencia de las uñas no debe enfocarse en el tono de esmalte, o en el largo de la misma, debemos ir más allá de la estética o del mundo de la moda, debemos orientarnos a la salud integral. Es por ello que a continuación indicaremos orientaciones sobre el cuidado de nuestras uñas muy fáciles de seguir:

Alimentos que debemos consumir

La buena alimentación es imprescindible para la salud general de nuestro organismo, para fortalecer nuestras uñas es necesario incluir en la dieta diaria aquellos alimentos que aporten calcio, vitamina D, zinc, hierro y omega 3, además es aconsejable incluir suplementos de vitaminas del complejo B. Entre los alimentos claves que debemos consumir para incorporar en nuestra alimentación se puede nombrar:

  • Pescados: Sardinas, Caballa, Atún y Salmón.
  • Legumbres: Garbanzos, Lentejas y Frijoles.
  • Verduras y Hortalizas: Brócoli, Coles de Bruselas, Espinacas, Berros, Acelgas.
  • Frutos secos y cereales: Almendras, Avellanas y Germen de Trigo.

La incorporación de estos alimentos en todas nuestras comidas es lo ideal, para lograr el desarrollo sostenido de las uñas.

El cuidado diario

El cuidado diario de las uñas deben ser un ritual que debemos practicar ya que en la constancia está el éxito, entre los cuidados diarios podemos mencionar los siguientes:

Hidratación: La falta de humedad es uno de los problemas más frecuentes que presentan las uñas, ya que a diario las mismas están expuestas a cambios bruscos de temperatura, agentes abrasivos, y muchas veces las humedecemos por períodos prolongados y no las secamos e hidratamos de manera conveniente. Para evitar daños profundos debemos hidratar la cutícula, ya que esta cumple un papel de protección natural contra agentes causantes de infecciones. Es importante que conozcas que el cortarse la cutícula o desplazarla hacia atrás genera problemas de inflamación en el lecho de nacimiento de la uña.

Al mantener la cutícula convenientemente hidratada será menos probable que las uñas se quiebren y rompan de manera constante cómo ocurre en la mayoría de los casos por falta de hidratación al presentarse el agrietamiento o descamación de la uña; por el contrario la hidratación en la base o en la zona de nacimiento, genera que la uña crezca de manera espontánea, sana y fuerte. Para que se logre este objetivo debemos colocar al menos dos veces al día aceite de oliva, aceite de Ricino o aceite de almendras alrededor de la cutícula.

Higiene: Debemos mantener nuestras uñas limpias, para evitar la presencia de bacterias que estimulen la aparición de hongos; para ello podemos realizar la higiene con un cepillo de cerdas naturales y el uso de un jabón suave sin detergente, el secado suave y con una toalla limpia es muy importante.

Protección: al realizar las labores domésticas que impliquen el uso de agentes químicos es importante que incluyamos el uso de guantes a fin de evitar que los agentes abrasivos de esos productos alcance la piel y las uñas causando lesiones, además de exponer nuestras uñas a la presencia de bacterias.

Otras lesiones que pueden afectar la salud de las uñas es la aparición de hongos, estos aparecen por la exposición al agua y agentes químicos por tiempos prolongados a lo largo del día, también podemos sufrir de hongos en las uñas por el uso de baños públicos cómo las duchas en las piscinas o gimnasios. Para evitar que nuestras uñas se enfermen de esta manera es mejor utilizar sandalias de baño a la hora de ir a las duchas.

Con todas estas sencillas medidas de nutrición, cuidado y prevención podemos lucir nuestras uñas sin ningún complejo durante todo el año.

miércoles, 1 de agosto de 2018

¿Por qué es importante utilizar los protectores solares a diario?

usa protector solar a diario

La piel es el órgano más grande del cuerpo, por lo cual debemos mantenerla limpia, hidratada y protegida. La importancia del uso de un factor de protección solar no es solo para el rostro, sino para la piel con mayor exposición a los rayos solares, por ejemplo: cuello, brazos, escote y en el caso de utilizar sandalias en los pies.

Los protectores solares están compuestos por filtros que disminuyen el impacto en la piel de las radiaciones, UVA y UVB, estos productos vienen con una especificación en cuanto al factor de protección que poseen, este indicará desde un +15 hasta +75.

El factor de protección solar variará dependiendo de los filtros solares que contengan; entre los filtros solares más utilizados están los Físicos, Químicos y Biológicos y se adquiere según la necesidad especifica de la persona que lo requiera, por ejemplo si es para los bebes o niños en edad escolar, lo más recomendable es aplicarle un factor de protección de +50. Si es para personas de la tercera edad de piel clara se recomienda utilizar a diario un factor de protección de +50, pero si poseen piel de tono mediano a oscuro es suficiente el uso de un protector solar con un factor de protección de +25 a +30.

Dependiendo del tipo de piel, se debe elegir un adecuado protector solar, ya que existen en el mercado protectores solares para pieles secas, pieles grasas o de tipo mixto a normal.

La excesiva exposición al sol es la principal causa de enfermedades cutáneas y hasta la aparición de células cancerígenas. Entre las principales afecciones o alteraciones que se presentan en la piel podemos mencionar:

  • Enrojecimiento.
  • Descamación.
  • Manchas blancas.
  • Pecas.
  • Lesiones en la Dermis y la Epidermis.
  • Foto envejecimiento.

Así cómo nos preocupamos por llevar una alimentación saludable y estar atentos en el consumo de líquidos para mantenernos hidratados, es de igual manera importante el cuidado y la protección de la piel.

Aunque el ser humano necesita de la exposición solar debido a que ayuda a mejorar los estados anímicos de melancolía y apatía e incluso la inapetencia, también facilita la sintetización en el organismo la vitamina D. Pero debemos tener claro que existen momentos específicos del día para obtener los beneficios solares sin dañar la piel para ello es recomendable que se elija las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, utilizar ropa fresca, y de ser posible con filtros UV.

Se debe establecer una rutina de higiene personal que incluya el uso de protectores solares durante todo el año y varias veces al día, indiferentemente si vivimos en zonas costeras y soleadas o en zonas de clíma templado. Generalmente los protectores son utilizados por las mujeres quienes se lo aplican luego de haber limpiado e hidratado la piel, generalmente los caballeros no utilizan este producto por considerarlo cosmético.

Los beneficios que brinda el uso constante de un buen protector solar son múltiples, pero podemos indicar los siguientes:

  • Previene el envejecimiento prematuro causado por la exposición al sol.
  • Brinda un aspecto parejo a la piel
  • Evita la aparición de manchas y líneas de expresión
  • Protege contra los rayos solares UBV y UVA
  • El bronceado es más uniforme y duradero
  • El tono natural del rostro se ve favorecido
  • Actúa como agente de prevención de las células cancerígenas.

Se debe crear campañas de concientización a la comunidad en general, para que las familias se habitúen al uso diario de los protectores solares, por lo cual la industria dermatológica se ha ocupado de crear diferentes presentaciones cómo spray, gel, lociones, para de esta manera facilitar la incorporación de este producto a las familias según su gusto y favorecer la prevención de muchas enfermedades en la piel